En mi carrera me cruce con muchos jefes y lideres, y de todos aprendi. Aprendi lo bueno que quería imitar, y por supuesto lo malo que todos deben evitar. Junto acá algunas historias para que veamos con lo que lidiamos cada día y que haríamos con cada uno.

¿Alguna vez has tenido un jefe realmente malo? Bueno, yo tuve, y tuve varios.
Sin dar nombre por supuesto voy a contar algunas historias, todos tienen una base común, el jefe “Patron de Estancia” que tiene cortitos a los peones, este es un concepto quizás viejo, pero a hoy seria el eterno bully, que nos molestaba en la primaria y disfrutaba maltratando a todos para demostrar su superioridad (en fuerza).
No solo jefes, algún socio que tuve también cae en esta clasificación, lo importante es su impronta. Logran que la gente se los banque hasta tanto encuentran algún opción para irse.
He escuchado alguno decir en publico, “Hagas lo que les hagas, vas a ver que no se van” y tienen cierta razón, quienes trabajamos en lo que nos gusta, o tenemos la necesidad de llevar un ingreso a nuestra casa cuidamos nuestro trabajo y “soportamos” actitudes negativas, pero todo tiene un limite.
Con el tiempo y con la experiencia logre crear un escudo de fuerza que no deja pasar las actitudes de bully y hace que hasta en algún caso me ría en la cara del bully o en otros no reaccione y ponga mas nervioso al atacante. He recibido la mas gloriosa frase en mi carrera por esta actitud: “Te estoy insultando y no reaccionas!!! Que no tenes sangre?” Y con eso desactive completamente su actitud.
A continuación les dejo algunos modelos de malos jefes, no se si ayuda de mucho pero lo importante es que sepan que no están solos, alguien mas lo ha sufrido y hay maneras simples de superarlo.

Micro Management Narcisista

A nadie le gusta ser microadministrado. Sea un líder, alguien que sus empleados admiren, en lugar de tratar de controlarlos a un nivel micro. Inspire liderando con el ejemplo con su ética de trabajo, integridad y tratando a las personas con respeto.

La táctica motivacional de un mal administrador es amenazar el trabajo de las personas. Un líder debe ser el maestro y encontrar formas de ayudar a las personas a mejorar. Manejar por miedo hace que los empleados pierdan la confianza para la compañía. La primera oportunidad que tengan saldrán del barco. Un viejo jefe mío, quería prohibir fumar en el espacio abierto de la oficina y quería monitorear las lineas de teléfono y los chat por que sospechaba de cada empleado. Estos tipos de conductas agresivas pasivas muestran una falta de confianza y respeto.

Crear política de oficina y dramas dignos de telenovela

Este gerente enfrentó a su gente cara a cara. Le dijo a una persona algo que alguien dijo y luego le dijo a la otra persona que se estaba diciendo lo mismo sobre ellos. La polítiqueria en la oficina mata la moral, y como gerente debe estar haciendo las cosas para evitar que no se perpetúe. No seas vengativo. Crea un ambiente positivo donde las personas quieran venir todos los días.
De uno de mis trabajos mas importantes y por cierto el que mas alegrías me dio, lo deje en el momento que la politiquería se apodero del management, la gestión por comentarios estoy seguro que va a arruinar la dinámica de esa empresa y por cierto las competencias desleales de gente sin capacidad mas que la de pasar chismes.

Mentir y ser poco profesional con los clientes

En algún momento me cruce con un individuo mintiendo a los clientes en más de una ocasión. Para beneficio personal o para cubrir un error de el mismo, logro que el cliente perdiera la confianza en lo que habíamos construido y nos de un portazo en la cara, a pesar que nuestro trabajo era de excelente calidad. Los desmanejos y las mentiras para conseguir mas del cliente hacen que cualquier relación se desgaste y finalmente rompa.
Tenemos que ser parte de la estrategia del cliente, no meros proveedores que quiere cobrar su cuota y seguir adelante.
Si no asumimos que somos tan responsables del éxito del cliente como ellos mismos estamos en el lugar equivocado. Y esto se logra con Confianza.

Los problemas personales quedan en la puerta de la oficina

Mas de una vez, nuestro problemas personales fuera de la oficina, rompen las paredes y entran a hacer ruido. Eso ya de por si es complicado por que afecta nuestro foco y productividad.

Pero que pasa cuando nuestro jefe es el que sufre esta situación y descarga su furia y problemas sobre nosotros.

Tenemos que ser capaces de evitar esta actitud y marcarla a quien la genera para que entienda que debe aislar esos problemas.

Estilo de comunicación abrasivo

Solía ​​maldecir durante las reuniones con los managers a los mismos y a los empleados y usar la humillación pública para descalificar a la gente. Maldiciendo a los empleados te vas a meter en problemas con recursos humanos en la mayoría de las empresas. Si HR hace la vista gorda como lo hizo en mi caso, se espera un éxodo masivo de empleados.
Y no te olvides que podes encontrarte con alguien que tenga un mal día y te podes llevar un ojo morado.
Recorda que lo único que demostras insultando y humillando es lo bajo que podes ser como persona.

Arrogancia

A nadie le gusta alguien que lo sabe todo y que no puede hacer nada mal. No tome todo el crédito cuando las cosas vayan bien y luego sea el primero en culpar cuando las cosas vayan mal.

¿Alguna vez sentiste ese agujero en el estómago el domingo solo por el pensamiento de que el lunes está a solo un día de distancia; y, sabes que tienes que volver al trabajo? Bueno, me alegra que ya no lo tenga. Ese lugar es mi espejo retrovisor.

Si bien esta experiencia me sacudió hasta el corazón, probó mi resolución interna y me llevó a nuevos niveles de carrera que nunca podría haber imaginado, aprendí y crecí a partir de ello. También soy un mejor líder porque veo los efectos de lo que la gestión deficiente puede hacer a una empresa.

¿Tuviste una experiencia similar? Compartila, de eso se trata esto de transmitir nuestras experiencias para aprender..

Categorías: Management

Dejá un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.